Una mujer fantástica ¿por qué? | Teatro Odeón | Playa Ancha
723
post-template-default,single,single-post,postid-723,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Una mujer fantástica ¿por qué?

Una mujer fantástica ¿por qué?

Mi hija me envió hace un par de semanas esta foto que tomó en el Metro de Londres, lugar donde “Una mujer fantástica” llama la atención y genera positivos comentarios, pero ¿por qué?. Películas sobre personajes transgénero ha habido muchas y varias de ellas muy notables: El juego de las lágrimas, Todo sobre mi madre, Los muchachos no lloran, Transamérica, Las aventuras de Priscilla, Lawrence anyways, Tangerine, La chica danesa y varias más, sin embargo, lo singular de “Una mujer fantástica” es que el personaje central, efectivamente es protagonizada por un intérprete transgénero, en un país más conservador de lo que desea parecer y cuya historia es perfectamente creíble y posible de ocurrir. Mas allá de sus méritos estrictamente cinemátograficos, y el respeto y humanidad con el que se le da vida, es de esperar, que en un año en que se seguirá discutiendo la Ley de Identidad de Género, el eventual éxito de esta película, de producción chilena, no sólo sea objeto de loas por razones patrioteras, sino que se acompañe por un genuino sentimiento de tolerancia y respeto, a la altura del equipo que dio vida a esta trascendente producción nacional y que ello se refleje en la Ley que nuestro parlamento discute.
No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.